Discapacidad, Incapacidad y el Derecho a Voto



El fin de  semana pasado pude leer en una página de política social que España incumple, una vez más, esta vez en materia de discapacidad relacionada con el derecho a voto que se supone que en una democracia es lo más básicos, y es que las personas incapacitadas como consecuencia de alguna discapacidad no tiene derecho a  voto, en estas circunstancias en nuestro país hay cerca de 80.000 personas que poseen algún tipo de incapacidad como consecuencia de una sentencia judicial. Esta normativa es la Convención de Derechos de Personas con Discapacidad de la ONU, “ratificada” por España en el año 2008, que le obliga a modificar la Ley Orgánica de Reforma Electoral (LOREG).

Todos los ciudadanos dependemos directa o indirectamente de las decisiones políticas, pero en el caso de los discapacitados aún más si cabe. Esto se debe a que hay muchísima legislación específica en materia de diversidad funcional, entonces por qué no pueden esas personas elegir quien legisla a su favor como todas  las demás personas hacemos cada 4 años. Si estamos propiciando la inclusión de las personas con discapacidad de cualquier tipo en el ámbito social, laboral, etc. Incluso en algunas comunidades autónomas se están llevando a cabo proyectos para que las personas con discapacidad intelectual puedan vivir solos en una vivienda totalmente independiente de sus progenitores. ¿No sería lógico no apartarlos del “sufragio universal”?

Ser discapacitado (ya sea la discapacidad que sea) no significa ser tontos o no darte cuenta de las cosas que pasan a tu alrededor, solo significa que necesitamos un poco más de ayuda para  ciertas cosas. La mayoría de casos de incapacidad se llevan a cabo por temas administrativos, por ejemplo imposibilidad de llevar a cabo las gestiones de un bien inmueble, pero una vez incapacitado no significa perder la conciencia política. ¿Cuantas personas que no están incapacitadas pasan de la política? Si queremos inclusión, ¿Por qué no empezar por incluirlos en algo tan básico como el derecho a voto? Más aun cuando se legisla a veces para este colectivo en concreto.

Es cierto que hay discapacidades y discapacidades y hay afectaciones que impiden tener una idea política clara, en ese caso, quizás esté bien impedir que voten ya que son fácil de manipular debido a la falta de ética que existe en este país. En esos casos, veo bien que no se les deje votar pero estoy seguro de que un gran porcentaje de las 80.000 personas que hemos mencionado al inicio de este post, aunque tengan una sentencia de incapacidad tendrán capacidad para  decidir a quien querer votar, más que nada porque conozco algunos de ellos. Quizás una forma de saber si una persona incapacitada puede votar es a través de un examen cognitivo, no?

En fin, aunque la analogía sea un poco bestia pero cuando todas las personas podamos votar en igualdad de condiciones, se vivirá una situación parecida a la de 1933 cuando por  fin las mujeres pudieron votar. Hasta entonces, sigamos disfrutando de esta “semi-democrácia”

Comentarios

  1. Creo que tendrían que valorar cada caso de forma individual.

    Niña de 18 años, con un grado de discapacidad del 79% (deficiencia-retraso mental,deficiencia expresiva) y la necesidad de una 3ª persona para la vida diaria (valorada por el equipo de valoración y orientación) con un nivel de comprensión equivalente a 3 años y dos meses (valoración por test neuropsicológico).

    El Fiscal,recurre la Sentencia por entender que la niña tiene derecho a votar.

    Los casos de incapacidad, no son tan sólo unos expedientes con números, hay que leer la situación de cada persona individualmente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Situaciones Comunes que Vivo pero que me Joden que te Cagas

Fin de Prácticas en "La Dipu"

Opinión Personal Sobre el Referéndum Catalán

Somos Esclavos de Cosas Insignificantes

Carta Abierta a Una Guitarra...